La Matriz de la Mente

Views: 257
Ratings: (0)

Estamos ante una vision global de la teoria de las relaciones de objeto desde una perspectiva kleiniana, que contiene capitulos sobre la fantasia, las posiciones esquizo-paranoide y depresiva, los objetos internos, y la obra de Winnicott sobre el espacio potencial.

List price: $30.99

Your Price: $24.79

You Save: 20%

 

18 Slices

Format Buy Remix

CAPÍTULO 1 - El diálogo psicoanalítico

ePub (DRM)

Perecemos con los que agonizan:

Mira cómo se van y partimos con ellos.

Nacemos con los muertos:

Mira cómo vuelven y nos traen con ellos.

—“Cuatro Cuartetos”, T. S. Elliot

Este libro se presenta como un acto de interpretación. Las diferentes perspectivas psicoanalíticas tienen un gran parecido con los diferentes idiomas. A pesar de la extensa superposición de contenido semántico en los textos escritos en diferentes idiomas, cada lengua crea un sentido que no puede ser generado por las otras lenguas que se hablan en la actualidad o que se conservan por escrito. El intérprete no es simplemente un portador pasivo de información de una persona a otra, sino que es el conservador activo y el creador de sentido, y también el recuperador de lo alienado. Como tal, el intérprete salvaguarda la plenitud del discurso humano.

El psicoanálisis, bien como proceso terapéutico, o como conjunto de ideas, se desarrolla como un discurso entre sujetos, en el que cada uno interpreta sus propias producciones y las del otro. Si, por el momento, hablamos del psicoanálisis como teoría (o, más exactamente, como conjunto de teorías), cada contribución importante proporciona un grado de resolución ante un problema teórico o clínico, y al hacerlo de este modo, se crea un nuevo dilema epistemológico. Una contribución posterior ya no aborda la misma cuestión que una contribución anterior, pues ese problema ya no existe, sino que se ha visto alterado para siempre. Cuanto más significativa sea la contribución, más radical (e interesante) habrá sido la transformación del problema epistemológico.

 

CAPÍTULO 1 - El diálogo psicoanalítico

ePub

Perecemos con los que agonizan:

Mira cómo se van y partimos con ellos.

Nacemos con los muertos:

Mira cómo vuelven y nos traen con ellos.

—“Cuatro Cuartetos”, T. S. Elliot

Este libro se presenta como un acto de interpretación. Las diferentes perspectivas psicoanalíticas tienen un gran parecido con los diferentes idiomas. A pesar de la extensa superposición de contenido semántico en los textos escritos en diferentes idiomas, cada lengua crea un sentido que no puede ser generado por las otras lenguas que se hablan en la actualidad o que se conservan por escrito. El intérprete no es simplemente un portador pasivo de información de una persona a otra, sino que es el conservador activo y el creador de sentido, y también el recuperador de lo alienado. Como tal, el intérprete salvaguarda la plenitud del discurso humano.

El psicoanálisis, bien como proceso terapéutico, o como conjunto de ideas, se desarrolla como un discurso entre sujetos, en el que cada uno interpreta sus propias producciones y las del otro. Si, por el momento, hablamos del psicoanálisis como teoría (o, más exactamente, como conjunto de teorías), cada contribución importante proporciona un grado de resolución ante un problema teórico o clínico, y al hacerlo de este modo, se crea un nuevo dilema epistemológico. Una contribución posterior ya no aborda la misma cuestión que una contribución anterior, pues ese problema ya no existe, sino que se ha visto alterado para siempre. Cuanto más significativa sea la contribución, más radical (e interesante) habrá sido la transformación del problema epistemológico.

 

CAPÍTULO 2 - Instinto, fantasía y estructura psicológica profunda en la obra de Melanie Klein

ePub

Si está aplicando un tratamiento psicoanalítico a niños, debería conocer a Melanie Klein…. Ella dice cosas que puede que sean ciertas o no y usted debe averiguarlo por sí mismo, ya que no recibirá las enseñanzas de Melanie Klein en el análisis que yo hago con usted.

—Comunicado de James Strachey a su analizando Donald Winnicott

Apesar de que un porcentaje significativo de los analistas del planeta son kleinianos no se ha hecho un planteamiento serio de la obra de Melanie Klein como parte fundamental del diálogo que constituye el pensamiento psicoanalítico americano. Con demasiada frecuencia, cuando se estudia la teoría de Klein, se escrudiña únicamente lo suficiente como para descartarla basándose en una u otra idea “insostenible”, como, por ejemplo, la concepción de Klein del instinto de muerte, su calendario de desarrollo, o su teoría de la técnica.

Aunque yo no soy kleiniano y estoy en profundo desacuerdo con muchos aspectos de su obra, mi objetivo consiste en presentar el pensamiento de Klein de manera que pueda dar cuenta de la poderosa influencia que han tenido sus ideas en el desarrollo del pensamiento psicoanalítico fuera de los Estados Unidos. Concretamente, Klein ha ejercido una gran influencia en el desarrollo de la teoría británica de las relaciones de objeto, tanto por el rechazo de sus ideas como por la aceptación de las mismas. La obra de Winnicott, Fairbairn, Guntrip y Balint debe entenderse en gran medida como una reacción a la teoría kleiniana. Las ideas de Klein y la reacción contra las mismas constituyen buena parte de los diálogos en los que se basa el desarrollo de la teoría de las relaciones de objeto. La dinámica de este diálogo es incomprensible si nunca hemos adoptado las ideas de Klein ni tan siquiera un momento. Hay que entender la teoría kleiniana con el fin de poder ir más allá.

 

CAPÍTULO 2 - Instinto, fantasía y estructura psicológica profunda en la obra de Melanie Klein

ePub (DRM)

Si está aplicando un tratamiento psicoanalítico a niños, debería conocer a Melanie Klein…. Ella dice cosas que puede que sean ciertas o no y usted debe averiguarlo por sí mismo, ya que no recibirá las enseñanzas de Melanie Klein en el análisis que yo hago con usted.

—Comunicado de James Strachey a su analizando Donald Winnicott

Apesar de que un porcentaje significativo de los analistas del planeta son kleinianos no se ha hecho un planteamiento serio de la obra de Melanie Klein como parte fundamental del diálogo que constituye el pensamiento psicoanalítico americano. Con demasiada frecuencia, cuando se estudia la teoría de Klein, se escrudiña únicamente lo suficiente como para descartarla basándose en una u otra idea “insostenible”, como, por ejemplo, la concepción de Klein del instinto de muerte, su calendario de desarrollo, o su teoría de la técnica.

Aunque yo no soy kleiniano y estoy en profundo desacuerdo con muchos aspectos de su obra, mi objetivo consiste en presentar el pensamiento de Klein de manera que pueda dar cuenta de la poderosa influencia que han tenido sus ideas en el desarrollo del pensamiento psicoanalítico fuera de los Estados Unidos. Concretamente, Klein ha ejercido una gran influencia en el desarrollo de la teoría británica de las relaciones de objeto, tanto por el rechazo de sus ideas como por la aceptación de las mismas. La obra de Winnicott, Fairbairn, Guntrip y Balint debe entenderse en gran medida como una reacción a la teoría kleiniana. Las ideas de Klein y la reacción contra las mismas constituyen buena parte de los diálogos en los que se basa el desarrollo de la teoría de las relaciones de objeto. La dinámica de este diálogo es incomprensible si nunca hemos adoptado las ideas de Klein ni tan siquiera un momento. Hay que entender la teoría kleiniana con el fin de poder ir más allá.

 

CAPÍTULO 3 - La posición esquizo-paraonide: el yo como objeto

ePub (DRM)

La afirmación “Yo vivo” es sólo correcta con reservas, expresa sólo una parte pequeña y superficial del principio “El hombre es vivido por el Ello”.

George Groddeck

La visión de Melanie Klein del desarrollo psicológico puede contemplarse como una progresión bifásica de lo biológico a lo impersonal-psicológico y de lo impersonal-psicológico a lo subjetivo. El primero de estos avances en el desarrollo implica una transformación del infante como entidad puramente biológica en el infante como entidad psicológica. Para Klein, esta transformación está mediada por lo que he denominado estructuras psicológicas profundas asociadas a los instintos de vida y muerte. La fantasía es un reflejo del funcionamiento de estas estructuras psicológicas profundas, al igual que el habla es el “producto de” las estructuras lingüísticas profundas. Para Klein, el paso de lo biológico a lo psicológico constituye la entrada del infante en la posición esquizo-paranoide. Como se tratará más adelante, la posición esquizo-paranoide es una fase de desarrollo en la que el yo existe predominantemente como objeto. Se trata de una fase de desarrollo de la “elloidad”, en la que el infante es vivido por su experiencia. Los pensamientos y los sentimientos le suceden al infante en lugar de ser pensados o sentidos por el infante.

 

CAPÍTULO 3 - La posición esquizo-paraonide: el yo como objeto

ePub

La afirmación “Yo vivo” es sólo correcta con reservas, expresa sólo una parte pequeña y superficial del principio “El hombre es vivido por el Ello”.

George Groddeck

La visión de Melanie Klein del desarrollo psicológico puede contemplarse como una progresión bifásica de lo biológico a lo impersonal-psicológico y de lo impersonal-psicológico a lo subjetivo. El primero de estos avances en el desarrollo implica una transformación del infante como entidad puramente biológica en el infante como entidad psicológica. Para Klein, esta transformación está mediada por lo que he denominado estructuras psicológicas profundas asociadas a los instintos de vida y muerte. La fantasía es un reflejo del funcionamiento de estas estructuras psicológicas profundas, al igual que el habla es el “producto de” las estructuras lingüísticas profundas. Para Klein, el paso de lo biológico a lo psicológico constituye la entrada del infante en la posición esquizo-paranoide. Como se tratará más adelante, la posición esquizo-paranoide es una fase de desarrollo en la que el yo existe predominantemente como objeto. Se trata de una fase de desarrollo de la “elloidad”, en la que el infante es vivido por su experiencia. Los pensamientos y los sentimientos le suceden al infante en lugar de ser pensados o sentidos por el infante.

 

CAPÍTULO 4 - La posición depresiva y el nacimiento del sujeto histórico

ePub

Klein consiguió dejar claro…cómo la capacidad de preocupación y de sentirse culpable es un logro…. Se trata de la contribución más importante de Klein en mi opinión, y yo creo que está en el mismo nivel de importancia que el concepto de complejo de Edipo de Freud.

Donald Winnicott

Las posiciones esquizo-paranoide y depresiva representan la conceptualización de Klein de las organizaciones psicológicas que generan ámbitos distintivos de la experiencia o de estados del ser. No se sale de la posición esquizo-paranoide en el propio “umbral” de la posición depresiva, sino que más bien, se establece una relación dialéctica más o menos exitosa entre las dos, una relación en la que cada estado crea, conserva y niega al otro, al igual que lo hacen la mente consciente e inconsciente en el modelo topográfico de Freud.

La descripción de la posición depresiva que se presenta en este capítulo se basa en las ideas introducidas por Klein, pero fundamentalmente va más allá de lo que se manifiesta de forma explícita en los escritos de Klein. Melanie Klein se interesó principalmente por los contenidos mentales y, como resultado de ello, dejó relativamente sin explorar las implicaciones de su teoría en relación con una concepción psicoanalítica de los estados de fondo fundamentales del ser.

 

CAPÍTULO 4 - La posición depresiva y el nacimiento del sujeto histórico

ePub (DRM)

Klein consiguió dejar claro…cómo la capacidad de preocupación y de sentirse culpable es un logro…. Se trata de la contribución más importante de Klein en mi opinión, y yo creo que está en el mismo nivel de importancia que el concepto de complejo de Edipo de Freud.

Donald Winnicott

Las posiciones esquizo-paranoide y depresiva representan la conceptualización de Klein de las organizaciones psicológicas que generan ámbitos distintivos de la experiencia o de estados del ser. No se sale de la posición esquizo-paranoide en el propio “umbral” de la posición depresiva, sino que más bien, se establece una relación dialéctica más o menos exitosa entre las dos, una relación en la que cada estado crea, conserva y niega al otro, al igual que lo hacen la mente consciente e inconsciente en el modelo topográfico de Freud.

La descripción de la posición depresiva que se presenta en este capítulo se basa en las ideas introducidas por Klein, pero fundamentalmente va más allá de lo que se manifiesta de forma explícita en los escritos de Klein. Melanie Klein se interesó principalmente por los contenidos mentales y, como resultado de ello, dejó relativamente sin explorar las implicaciones de su teoría en relación con una concepción psicoanalítica de los estados de fondo fundamentales del ser.

 

CAPÍTULO 5 - Entre la posición esquizo-paranoide y la posición depresiva

ePub (DRM)

Pensé que Argos y yo participamos en diferentes universos; pensé que nuestras percepciones eran las mismas, pero que él las combinaba de otra forma y hacía otros objetos con ellas; pensé que tal vez no había objetos para él, sólo un juego vertiginoso y continuo de impresiones tremendamente breves. Pensé en un mundo sin memoria, sin tiempo; contemplé la posibilidad de un idioma sin sustantivos, un idioma de verbos impersonales o epítetos indeclinables.

Jorge Luis Borges, “El inmortal”

En este capítulo voy a intentar, mediante una serie de viñetas clínicas, captar algo de la experiencia de movernos entre las posiciones esquizo-paranoide y depresiva. Mis ejemplos se presentan como ilustración de las formas en las que los conceptos de las posiciones esquizo-paranoide y depresiva, según se han interpretado en los dos capítulos anteriores, servirán para mejorar el trabajo clínico del terapeuta no kleiniano.1

Antes de pasar al material clínico, me gustaría esbozar una clasificación de la psicopatología basada en las conceptualizaciones de los estados esquizo-paranoide y depresivo que se han desarrollado en los capítulos anteriores. Esta concepción de los niveles de psicopatología servirá de base para el debate clínico posterior.2

 

CAPÍTULO 5 - Entre la posición esquizo-paranoide y la posición depresiva

ePub

Pensé que Argos y yo participamos en diferentes universos; pensé que nuestras percepciones eran las mismas, pero que él las combinaba de otra forma y hacía otros objetos con ellas; pensé que tal vez no había objetos para él, sólo un juego vertiginoso y continuo de impresiones tremendamente breves. Pensé en un mundo sin memoria, sin tiempo; contemplé la posibilidad de un idioma sin sustantivos, un idioma de verbos impersonales o epítetos indeclinables.

Jorge Luis Borges, “El inmortal”

En este capítulo voy a intentar, mediante una serie de viñetas clínicas, captar algo de la experiencia de movernos entre las posiciones esquizo-paranoide y depresiva. Mis ejemplos se presentan como ilustración de las formas en las que los conceptos de las posiciones esquizo-paranoide y depresiva, según se han interpretado en los dos capítulos anteriores, servirán para mejorar el trabajo clínico del terapeuta no kleiniano.1

Antes de pasar al material clínico, me gustaría esbozar una clasificación de la psicopatología basada en las conceptualizaciones de los estados esquizo-paranoide y depresivo que se han desarrollado en los capítulos anteriores. Esta concepción de los niveles de psicopatología servirá de base para el debate clínico posterior.2

 

CAPÍTULO 6 - Relaciones de objeto interno

ePub (DRM)

La teoría de las relaciones de objeto, que a menudo se piensa equivocadamente que es una teoría exclusivamente interpersonal que desvía la atención desde el inconsciente, se trata, de hecho, fundamentalmente de una teoría de las relaciones de objeto interno1 en interacción dinámica con la experiencia interpersonal actual. El análisis de las relaciones de objeto interno se centra en la exploración de la relación que existe entre los objetos internos y las formas en las que el paciente se resiste a alterar estas relaciones de objeto interno del inconsciente frente a la experiencia real. La teoría clásica no cuenta con un concepto de objetos internos. En su lugar, hay conceptos relacionados—y, en parte, que se superponen—de huellas de la memoria, representaciones mentales del yo y del objeto, introyecciones, identificaciones y estructuras psíquicas.

En este capítulo se defiende la tesis de que la “internalización” de una relación de objeto implica necesariamente una escisión del yo2 en partes que, cuando son reprimidas, constituyen los objetos internos que establecen una relación particular inconsciente entre sí. Esta relación interna viene determinada por el carácter de la relación de objeto original, pero no mantiene de ninguna manera una correspondencia unívoca con el mismo y es potencialmente modificable por la experiencia posterior. La relación de objeto interno puede ser más tarde reexteriorizada por medio de la proyección y de la identificación proyectiva en un entorno interpersonal, generando así los fenómenos de transferencia y contratransferencia de análisis y todas las demás interacciones interpersonales.

 

CAPÍTULO 6 - Relaciones de objeto interno

ePub

La teoría de las relaciones de objeto, que a menudo se piensa equivocadamente que es una teoría exclusivamente interpersonal que desvía la atención desde el inconsciente, se trata, de hecho, fundamentalmente de una teoría de las relaciones de objeto interno1 en interacción dinámica con la experiencia interpersonal actual. El análisis de las relaciones de objeto interno se centra en la exploración de la relación que existe entre los objetos internos y las formas en las que el paciente se resiste a alterar estas relaciones de objeto interno del inconsciente frente a la experiencia real. La teoría clásica no cuenta con un concepto de objetos internos. En su lugar, hay conceptos relacionados—y, en parte, que se superponen—de huellas de la memoria, representaciones mentales del yo y del objeto, introyecciones, identificaciones y estructuras psíquicas.

En este capítulo se defiende la tesis de que la “internalización” de una relación de objeto implica necesariamente una escisión del yo2 en partes que, cuando son reprimidas, constituyen los objetos internos que establecen una relación particular inconsciente entre sí. Esta relación interna viene determinada por el carácter de la relación de objeto original, pero no mantiene de ninguna manera una correspondencia unívoca con el mismo y es potencialmente modificable por la experiencia posterior. La relación de objeto interno puede ser más tarde reexteriorizada por medio de la proyección y de la identificación proyectiva en un entorno interpersonal, generando así los fenómenos de transferencia y contratransferencia de análisis y todas las demás interacciones interpersonales.

 

CAPÍTULO 7 - La madre, el infante y la matriz en la obra de Donald Winnicott

ePub

Un libro que no encierra su contralibro es considerado incompleto.

Jorge Luis Borges, “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius”

Donald Winnicott desarrolló su contribución al diálogo psicoanalítico en el clima intelectual y social de la Sociedad Psicoanalítica Británica durante la década de 1920 y hasta el inicio de la década de 1970. Durante gran parte de este periodo, la Sociedad Británica se encontraba fuertemente y, con frecuencia, amargamente dividida entre las ideas y las personalidades de Anna Freud y de Melanie Klein. Winnicott fue analizado por primera vez por James Strachey y después por Joan Rivière, uno de los primeros kleinianos del “círculo interno” y fue supervisado por Melanie Klein en su trabajo psicoanalítico con niños. Aunque el pensamiento de Winnicott se desarrolló en una dirección diferente a la de Klein, nunca denunció el pensamiento kleiniano, del modo en que lo habían hecho muchos analistas que en algún momento habían estado abiertos a las ideas de Klein (por ejemplo, Glover, 1945 y Schmideber, 1935).

 

CAPÍTULO 7 - La madre, el infante y la matriz en la obra de Donald Winnicott

ePub (DRM)

Un libro que no encierra su contralibro es considerado incompleto.

Jorge Luis Borges, “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius”

Donald Winnicott desarrolló su contribución al diálogo psicoanalítico en el clima intelectual y social de la Sociedad Psicoanalítica Británica durante la década de 1920 y hasta el inicio de la década de 1970. Durante gran parte de este periodo, la Sociedad Británica se encontraba fuertemente y, con frecuencia, amargamente dividida entre las ideas y las personalidades de Anna Freud y de Melanie Klein. Winnicott fue analizado por primera vez por James Strachey y después por Joan Rivière, uno de los primeros kleinianos del “círculo interno” y fue supervisado por Melanie Klein en su trabajo psicoanalítico con niños. Aunque el pensamiento de Winnicott se desarrolló en una dirección diferente a la de Klein, nunca denunció el pensamiento kleiniano, del modo en que lo habían hecho muchos analistas que en algún momento habían estado abiertos a las ideas de Klein (por ejemplo, Glover, 1945 y Schmideber, 1935).

 

CAPÍTULO 8 - El espacio potencial

ePub (DRM)

Quizás la más importante y a la vez más escurridiza de las ideas introducidas por Donald Winnicott sea el concepto de espacio potencial. El espacio potencial es el término general utilizado por Winnicott para referirse a una zona intermedia de experimentación que se encuentra entre la fantasía y la realidad. Entre las formas concretas de espacio potencial destacan el espacio de juego, el área del objeto y de los fenómenos transicionales, el espacio analítico, el área de la experiencia cultural y el área de la creatividad. El concepto de espacio potencial sigue siendo enigmático, en parte, porque ha sido tan difícil extraer el significado del concepto a partir del elegante sistema de imágenes y metáforas en el que está redactado. Este capítulo es un intento de aclaración del concepto de espacio potencial y de exploración de las implicaciones que este aspecto de la obra de Winnicott tiene para una teoría psicoanalítica del desarrollo normal y patológico de la capacidad de simbolización y subjetividad.

 

CAPÍTULO 8 - El espacio potencial

ePub

Quizás la más importante y a la vez más escurridiza de las ideas introducidas por Donald Winnicott sea el concepto de espacio potencial. El espacio potencial es el término general utilizado por Winnicott para referirse a una zona intermedia de experimentación que se encuentra entre la fantasía y la realidad. Entre las formas concretas de espacio potencial destacan el espacio de juego, el área del objeto y de los fenómenos transicionales, el espacio analítico, el área de la experiencia cultural y el área de la creatividad. El concepto de espacio potencial sigue siendo enigmático, en parte, porque ha sido tan difícil extraer el significado del concepto a partir del elegante sistema de imágenes y metáforas en el que está redactado. Este capítulo es un intento de aclaración del concepto de espacio potencial y de exploración de las implicaciones que este aspecto de la obra de Winnicott tiene para una teoría psicoanalítica del desarrollo normal y patológico de la capacidad de simbolización y subjetividad.

 

CAPÍTULO 9 - El espacio de los sueños y el espacio analítico

ePub (DRM)

En este capítulo, se considerarán los aspectos de dos formas de espacio potencial: el espacio de los sueños y el espacio analítico. Soñar se entiende como una comunicación interna en la que una presentación de sueños es generada por un aspecto del yo y entendida por otro aspecto del yo. La presentación de los sueños como cosa en sí es traída a un proceso dialéctico por otro aspecto del yo a través de cuyo proceso se generan los significados simbólicos y la experiencia de los sueños. El esquizofrénico, cuando es incapaz de mantener un proceso psicológico dialéctico, transforma la presentación de los sueños en una alucinación.

El espacio analítico se considera un estado intersubjetivo, generado por el paciente y el terapeuta, en el que se puede jugar con los significados y también pueden ser considerados, comprendidos, etc. La identificación proyectiva del paciente es una forma “directa” de comunicación que socava la capacidad del terapeuta para mantener un proceso psicológico dialéctico. El terapeuta socava el espacio analítico cuando sus intervenciones constituyen “declaraciones de hechos”. Esto último contribuye a un embargo del dominio de los significados y la experiencia personales.

 

CAPÍTULO 9 - El espacio de los sueños y el espacio analítico

ePub

En este capítulo, se considerarán los aspectos de dos formas de espacio potencial: el espacio de los sueños y el espacio analítico. Soñar se entiende como una comunicación interna en la que una presentación de sueños es generada por un aspecto del yo y entendida por otro aspecto del yo. La presentación de los sueños como cosa en sí es traída a un proceso dialéctico por otro aspecto del yo a través de cuyo proceso se generan los significados simbólicos y la experiencia de los sueños. El esquizofrénico, cuando es incapaz de mantener un proceso psicológico dialéctico, transforma la presentación de los sueños en una alucinación.

El espacio analítico se considera un estado intersubjetivo, generado por el paciente y el terapeuta, en el que se puede jugar con los significados y también pueden ser considerados, comprendidos, etc. La identificación proyectiva del paciente es una forma “directa” de comunicación que socava la capacidad del terapeuta para mantener un proceso psicológico dialéctico. El terapeuta socava el espacio analítico cuando sus intervenciones constituyen “declaraciones de hechos”. Esto último contribuye a un embargo del dominio de los significados y la experiencia personales.

 

Details

Print Book
E-Books
Slices

Format name
ePub (DRM)
Encrypted
true
Sku
9781910976159
Isbn
9781910976159
File size
0 Bytes
Printing
Disabled
Copying
Disabled
Read aloud
No
Format name
ePub
Encrypted
No
Printing
Allowed
Copying
Allowed
Read aloud
Allowed
Sku
In metadata
Isbn
In metadata
File size
In metadata