Medium 9781910444092

Presencia Terapeutica y Patrones Relacionales

Views: 28
Ratings: (0)

La introduccion y los veintiun capitulos de este libro reflejan el continuo desarrollo y perfeccionamiento de Psicoterapia Relacional e Integrativa. Cada capitulo fusiona las ideas de varios marcos teoricos: terapia centrada en cliente, terapia gestalt, analisis transaccional, el psicoanalisis contemporaneo, y psicoterapia auto-psicologia, asi como las perspectivas inter-subjetivas y co-creativo.La teoria de la "Guion de Vida" sirve como un tema unificador para la elaboracion de los conceptos de la experiencia inconsciente, el apego y patrones relacionales, la esencialidad de contacto en la relacion, y la centralidad de las necesidades relacionales en la practica de la psicoterapia. Este libro comienza con ocho supuestos filosoficos, esenciales en la practica de una psicoterapia relacional. Integrado a lo largo de los capitulos es una sensibilidad a los procesos normales del desarrollo y las compensaciones psicologicas que se producen cuando ha habido abandono prolongado y el trauma psicologico. Varias presentaciones de casos ilustran el uso de la investigacion fenomenologica e historica, la sintonia y del desarrollo ritmica, y la importancia de la presencia terapeutica.

List price: $32.99

Your Price: $26.39

You Save: 20%

Remix
Remove
 

20 Slices

Format Buy Remix

CAPÍTULO UNO: El proceso de la Psicoterapia Integrativa

ePub

CAPÍTULO UNO

El proceso de la Psicoterapia Integrativa

Así como las relaciones entre personas son procesos dinámicos, lo es también el desarrollo de una teoría, originándose comolo hace desde el proceso dinámico de un teórico particular y desde el proceso dinámico de cada relación terapéutica que orienta y da forma a esa teoría.

Por tanto, en este primer capítulo me gustaría aprovechar la oportunidad para describir cómo se ha desarrollado la Psicoterapia Integrativa enfocada en lo relacional y cómo la entiendo y practico hoy.

El término “integrativa” en Psicoterapia Integrativa tiene una serie de significados. El significado original y principal de “psicoterapia integrativa” se refiere al proceso de integración de la personalidad: ayudar al cliente a asimilar y armonizar el contenido de sus Estados del Yo, a relajar los mecanismos de defensa, a abandonar el Guión de Vida, y a reencontrarse en el mundo con un contacto pleno. Es el proceso de crear la totalidad: tomar aspectos desapropiados, inconscientes y no resueltos del self y hacer que formen parte de un yo cohesionado. Mediante la integración, se hace posible que las personas adquieran el coraje de enfrentarse a cada momento abierta y espontáneamente, sin la protección de una opinión, posición, actitud o expectativa formada de antemano.

 

CAPÍTULO DOS: Una terapia de contacto-en-la-relación

ePub

CAPÍTULO DOS

Una terapia de contacto-en-la-relación

En Más allá de la Empatía: una Terapia de Contacto-en-la-Relación (Erskine, Moursund y Trautmann 1999/2012), describimos la destreza de la indagación y las cualidades de la sintonía y de la implicación como los pilares centrales de una psicoterapia efectiva. La empatía constituye la base para la Indagación, la Sintonía y la Implicación. Sin embargo, cada una de ellas va, en cierto modo, “más allá de la empatía”—o al menos, más allá de las definiciones de empatía que encontramos en la literatura general de psicoterapia. Es probable que los terapeutas verdaderamente empáticos sean también hábiles indagadores, que estén sintonizados con sensibilidad hacia sus clientes y que, asimismo, se impliquen adecuadamente en el proceso terapéutico. Si es así, entonces la Sintonía, la Indagación y la Implicación no son tanto una mera extensión de la empatía, sino subdivisiones: aspectos o facetas del encuadre empático global del que se nutren el cambio y el crecimiento.

 

CAPÍTULO TRES: Sintonía e implicación: respuestas terapéuticas a las necesidades relacionales

ePub

CAPÍTULO TRES

Sintonía e implicación: respuestas terapéuticas a las necesidades relacionales

Los protocolos estandarizados y los manuales de tratamiento definen la práctica de la psicoterapia, o bien desde un modelo conductual basado en la investigación cuantitativa o desde un modelo médico centrado en el síntoma. En este tipo de manuales prácticos, la relación terapéutica no se considera fundamental. En esta era de industrialización de la psicoterapia, resulta esencial que los psicoterapeutas permanezcan atentos a la relación interpersonal única entre terapeuta y cliente como un factor central y esencial en la psicoterapia. Este capítulo describe varias dimensiones de dicha relación terapéutica que han surgido en una evaluación cualitativa de la práctica de la psicoterapia realizada por el Instituto de Psicoterapia Integrativa en la ciudad de Nueva York.

Una de las premisas principales de la psicoterapia orientada a la relación es que la necesidad de relación constituye una motivación primaria de la conducta humana (Fairbairn 1952). El contacto es el medio por el cual se satisface esa necesidad de relación. En lenguaje coloquial, “contacto” se refiere a la calidad de las transacciones entre dos personas: la consciencia tanto de sí mismo como del otro, un encuentro sensible con la otra persona y el reconocimiento auténtico de uno mismo.

 

CAPÍTULO CUATRO: Psicoterapia de la experiencia inconsciente

ePub

CAPÍTULO CUATRO

Psicoterapia de la experiencia inconsciente

El planteamiento teórico de Sigmund Freud de que el inconsciente determina la motivación y la conducta, fue revolucionario en su época. Hoy en día ese mismo planteamiento teórico puede ser igualmente preciso para comprender la motivación y la conducta. Pero las conceptualizaciones contemporáneas de las dinámicas de la experiencia “inconsciente” han cambiado el foco de atención, han dado un giro desde un énfasis en la represión defensiva hacia una perspectiva neurológica y evolutiva. En respuesta a la investigación neurológica actual y a la teoría psicológica contemporánea, ya no creo que la dinámica inconsciente esté formada exclusivamente en base a la represión defensiva, más bien la considero como una expresión del procesamiento evolutivo y neurológico de experiencias significativas (Bucci 1997; Fosshage 2005; Howell 2005; Kihlstrom 1984; Lyons-Ruth 1999; Orange, Atwood y Stolorow 1997; Siegel 2003).

Freud postuló que “el inconsciente” era como una cámara acorazada de la mente donde se almacenaban y se olvidaban experiencias emocionalmente conflictivas. Tal “inconsciente dinámico” era el resultado de la actividad defensiva de la represión (Freud 1900a, 1915e). Ian Suttie (1935), uno de los primeros psicoanalistas teórico de las relacionales objetales, describió dicha represión como un “proceso totalmente inconsciente” y lo distinguió de la “supresión”, que es una reacción consciente a la coerción (ibíd. 97). Con la represión, las experiencias cargadas de afecto particularmente incómodas, o las experiencias traumáticas del self con otras personas son psicológicamente evitadas para no hacerse conscientes. Otras reacciones autoprotectoras y defensivas—tales como la desensibilización, la negación, la disociación y la escisión psicológica—pueden acompañar y reforzar la represión.

 

CAPÍTULO CINCO: Guiones de Vida y patrones de apego: integración teórica e implicación terapéutica

ePub

CAPÍTULO CINCO

Guiones de Vida y patrones de apego: integración teórica e implicación terapéutica

Los Guiones de Vida son sistemas inconscientes de organización psicológica y autorregulación desarrollados como resultado de fallos acumulativos en relaciones de dependencia importantes. Los infantes, niños, e incluso adolescentes y adultos, conforman guiones inconscientemente como estrategia creativa para afrontar las perturbaciones en las relaciones que reiteradamente no lograron satisfacer las necesidades evolutivas y las relacionales esenciales. A menudo los patrones organizadores inconscientes que componen un Guión de Vida se establecieron por primera vez en la infancia como modelos relacionales internos y sub-simbólicos basados en la calidad de la relación infante-cuidador. Estos primeros modelos se refuerzan después, y se elaboran durante varias etapas evolutivas. Y el resultado son los patrones inconscientes relacionales que conforman un Guión de Vida.

Inicialmente, Eric Berne (1961) describió el guión como un “plan de vida amplio e inconsciente” (ibíd. 123) que refleja los “dramas primordiales de la infancia” (ibíd. 116). Este plan de vida está formado por el “protocolo del guión” y los “palimpsestos”, la memoria procedimental pre-verbal, sub-simbólica y pre-simbólica que configuran los patrones relacionales inconscientes, y las conclusiones experienciales implícitas que conforman el núcleo de los Guiones de Vida (Bucci 2001; Erskine 2008). El protocolo y los palimpsestos son las reacciones fisiológicas pre-verbales de supervivencia, con carga afectiva. Son las formaciones más tempranas de patrones relacionales inconscientes—los modelos de funcionamiento interno que son, por su naturaleza evolutiva, exclusivamente fisiológicos y afectivos. Berne (1972) escribió, “la primera programación del guión tiene lugar durante el periodo de lactancia, en la forma de protocolos cortos que después pueden operar en complicados dramas” (ibíd. 83).

 

CAPÍTULO SEIS: Guiones de Vida: patrones relacionales inconscientes e implicación psicoterapéutica

ePub

CAPÍTULO SEIS

Guiones de Vida: patrones relacionales inconscientes e implicación psicoterapéutica

Los Guiones de Vida son una compleja serie de patrones relacionales inconscientes basados en reacciones fisiológicas de supervivencia, conclusiones experienciales implícitas, decisiones explícitas y/o introyecciones autorreguladoras adoptadas bajo estrés, en cualquier etapa del desarrollo evolutivo, que inhiben la espontaneidad y limitan la flexibilidad en la resolución de problemas, en el mantenimiento de la salud y en la relación con otras personas (Erskine 1980).

Los guiones son desarrollados con frecuencia por infantes, niños pequeños, adolescentes e incluso adultos, como medio para afrontar las interrupciones en las relaciones de dependencia significativas que repetidamente no lograron satisfacer las necesidades básicas cruciales en el desarrollo. Estos patrones inconscientes del guión probablemente han sido formulados, reforzados y elaborados durante una serie de etapas evolutivas, como resultado de repetidas rupturas en las relaciones con las personas significativas. Los Guiones de Vida son el resultado de fallos acumulativos en las relaciones de dependencia relevantes. Tales Guiones de Vida son sistemas inconscientes de organización psicológica y de autorregulación formados principalmente por memoria implícita (Erskine 2008; Fosshage 2005) y expresados a través de malestares fisiológicos, de escaladas o minimizaciones del afecto y de las transferencias que se producen en la vida cotidiana.

 

CAPÍTULO SIETE: El Sistema de Guión: una organización inconsciente de la experiencia

ePub

CAPÍTULO SIETE

El Sistema de Guión: una organización inconsciente de la experiencia

En sus primeros escritos sobre Guiones de Vida, Berne (1958, 1961) describe el guión como una compleja serie de transacciones que determinan la identidad y el destino del individuo. Considera el guión similar a la compulsión de repetición de Freud y más bien a su compulsión de destino (Berne 1966. 302). La mayor parte de la bibliografía de Análisis Transaccional relacionada con los guiones se ha centrado en la perspectiva histórica. Esta bibliografía aborda cómo los guiones se transmiten a través de los mensajes parentales y los mandatos, y aborda también las reacciones de un niño, tales como las conclusiones inconscientes y las decisiones explícitas. Además, algunos analistas transaccionales contemporáneos han examinado varios procesos, entre ellos el apego temprano niño-progenitor, la adquisición del idioma común y la expresión de la narrativa, como ejes centrales en la formación de guiones. Cada una de estas perspectivas históricas ha provisto al profesional de teorías y conceptos que guían una gran variedad de intervenciones clínicas.

 

CAPÍTULO OCHO: Funciones psicológicas del Guión de Vida

ePub

CAPÍTULO OCHO

Funciones psicológicas del Guión de Vida

Las reacciones de supervivencia con carga afectiva y fisiológica, las conclusiones experienciales pre-simbólicas e implícitas sobre sí mismo, los otros y la calidad de la vida, e incluso las decisiones de guión explícitas, en su conjunto, producen distintos patrones de apego relacionales que son mantenidos por varias funciones psicológicas (Erskine, Moursund y Trautmann 1999).

Los Guiones de Vida son una estrategia creativa para gestionar el estrés psicológico, o incluso controlar el shock causado por relaciones problemáticas repetitivas que se producen en la interacción de la primera infancia con los padres, en las reacciones hacia los maestros o cuidadores, e incluso en las interacciones con otros niños o adolescentes; y, a veces, también para manejar el estrés originado dentro de una relación adulta, como el matrimonio, el ámbito laboral, o situaciones sociales.

Esta estrategia creativa en realidad no es tanto una defensa contra alguien o contra algo, sino un intento desesperado de generar autorregulación, compensación, autoprotección u orientación, y de establecer un “seguro” contra eventuales situaciones de más estrés, shock psicológico o nuevas perturbaciones en la relación. El Guión de Vida también funciona para mantener una sensación de integridad—una continuidad de la lucha interna por definirse y valorarse dentro de una diversidad de relaciones.

 

CAPÍTULO NUEVE: Integrando los métodos expresivos en la psicoterapia relacional

ePub

CAPÍTULO NUEVE

Integrando los métodos expresivos en la psicoterapia relacional

La implicación terapéutica es una parte integral de toda psicoterapia efectiva. Este capítulo tiene como finalidad ilustrar el concepto de implicación terapéutica en el marco de trabajo de una relación terapéutica—dentro de la transferencia—para la resolución de las experiencias traumáticas, las perturbaciones relacionales y las decisiones que conforman la vida, incluyendo la aplicación de métodos expresivos y experienciales activos.

Los debates recientes entre colegas se han centrado en dos perspectivas diferentes respecto a la implicación terapéutica en psicoterapia. Una perspectiva enfatiza la eficacia del psicoterapeuta que trabaja sólo en el “momento presente” de la relación terapéutica—el trabajo exclusivo dentro de la matriz de transferencia-contratransferencia.

Este primer enfoque se denomina “terapia bipersonal”, por el énfasis en la centralidad del diálogo terapéutico entre cliente y psicoterapeuta para facilitar el cambio en los patrones relacionales disfuncionales de los clientes. Desde este punto de vista, el factor más importante en el proceso terapéutico es la presencia empática sostenida del psicoterapeuta. Las heridas arcaicas fijadas, los traumas, las conclusiones de guión y las perturbaciones relacionales se resuelven por medio de una relación terapéutica, plenamente implicada persona-a-persona.

 

CAPÍTULO DIEZ: El vínculo en la relación: ¿una solución a la violencia?

ePub

CAPÍTULO DIEZ

El vínculo en la relación: ¿una solución a la violencia?

La teoría de la motivación de la Psicoterapia Integrativa hace hincapié en la interacción dinámica entre el imperativo biológico de estímulo, de estructura y de relación (Erskine 1997b). Vínculo, apego y conexión son todos los aspectos de estos imperativos biológicos de las relaciones. Las necesidades relacionales, como tales, son los componentes del vínculo y de la relación que están presentes a lo largo de nuestras vidas. Cuando estas necesidades relacionales están suficientemente satisfechas, el resultado es una sensación de bienestar en la relación. Cuando las necesidades relacionales no se cubren, la necesidad se hace más intensa y se experimenta fenomenológicamente como un anhelo, un vacío, una soledad persistente o como un intenso impulso, acompañado a menudo de nerviosismo. La falta de satisfacción de las necesidades relacionales se manifiesta en forma de frustración, ira o agresión (Erskine y Trautmann 1996). Cuando estas necesidades relacionales no se ven satisfechas durante un largo período de tiempo, una de las consecuencias es la violencia, otra es la depresión.

 

CAPÍTULO ONCE: Un enfoque gestáltico de la vergüenza y la arrogancia: teoría y métodos

ePub

CAPÍTULO ONCE

Un enfoque gestáltico de la vergüenza y la arrogancia: teoría y métodos

Hace unos años, un colega me telefoneó e inició la conversación criticando mi conducta y definiendo mi motivación como patológica. Aunque me disculpé, traté de explicar la situación e intenté rectificar el problema por escrito, la relación, previamente cálida y respetuosa, desembocó en una falta de comunicación.

En cada uno de los siguientes intentos de hablar con esa persona, me enredaba en mis propias palabras, me sentía como un inepto y evitaba hablar tanto de mis sentimientos como de nuestra relación. La experiencia de ser humillado por un respetado colega me dejó con una debilitante sensación de vergüenza. Yo anhelaba nuestra reconexión. Deseaba que esa persona indagara sobre mis sentimientos y sobre nuestra falta de contacto, que reconociera y respondiera empática y recíprocamente a la humillante experiencia que yo había vivido en esa primera conversación telefónica.

La sensación de vergüenza y el anhelo por renovar nuestra relación, me empujaron a examinar mis reacciones internas a la humillación. En mis propias sesiones de psicoterapia, re-experimenté ser el niño de siete y ocho años, lleno de dolor y de miedo, que se adaptaba a un profesor extremadamente crítico. El beneficio personal de la psicoterapia fue una recuperación de la sensibilidad hacia los demás y hacia mí mismo, y una sensación de satisfacción personal.

 

CAPÍTULO DOCE: El proceso esquizoide

ePub

CAPÍTULO DOCE

El proceso esquizoide

El término “esquizoide” es frecuentemente mal comprendido. Proviene del término griego relacionado con “escisión” y significa cortar, fragmentar o dividir en pedazos. Comencé a interesarme por la psicoterapia del proceso esquizoide a través de las presentaciones de casos, las lecturas y las discusiones teóricas que mantuvimos en los seminarios de desarrollo profesional del Instituto de Psicoterapia Integrativa. Este trabajo es el resultado de nuestras consideraciones sobre las cuestiones relacionadas con la disociación y también con la vergüenza.

A medida que trabajábamos con personas que utilizaban la disociación como mecanismo de afrontamiento permanente, y también con personas para quienes la vergüenza era la forma primaria de organizar sus experiencias emocionales, descubrimos la necesidad de refinar nuestros métodos de psicoterapia para enfatizar la indagación sobre la experiencia subjetiva de nuestros clientes.

Este tipo de clientes necesitan de su terapeuta una sintonía consistente con su estado afectivo: obtener la sensación de complementa-riedad de su tristeza con compasión, de su miedo con seguridad y de su enfado con la sensación de ser tomado realmente en serio cuando expresa esa emoción de enfado (Erskine y Trautmann 1996).

 

CAPÍTULO TRECE: La confusión temprana de los afectos: el “límite” entre la desesperación y la rabia

ePub

CAPÍTULO TRECE

La confusión temprana de los afectos: el “límite” entre la desesperación y la rabia

Primeras impresiones e incertidumbres

La voz de la mujer en el teléfono era brusca. Se apresuró a contar que había sido referida por un colega porque estaba “deprimida a causa de las dificultades que tenía en la relación” con su amante y que estaba buscando un psicoterapeuta nuevo. Antes de que yo tuviera la oportunidad de preguntarle su nombre, me dijo que había visto con anterioridad a cuatro psicoterapeutas. Gritó: “¡Ninguno de ellos era bueno! ¡No me entendieron!”. Continuó explicándome por qué la terapia no había sido beneficiosa para ella. Traté de frenar la avalancha de información preguntándole su nombre y la razón de su llamada. Ella parecía sentir urgencia por contarme más acerca del “frío psicoanalista” con quien había trabajado durante “dos largos años” y de otras dos psicoterapeutas femeninas que siempre la criticaban y querían que cambiase su comportamiento. Me pregunté si ella estaba comunicándome inconscientemente las cualidades relacionales que necesitaba en un psicoterapeuta.

 

CAPÍTULO CATORCE: El equilibrio en el “límite” de la confusión temprana de los afectos

ePub

CAPÍTULO CATORCE

El equilibrio en el “límite” de la confusión temprana de los afectos

Nuestro segundo y tercer año juntos

Al siguiente mes de septiembre, después de la larga pausa del verano, Teresa llamó por teléfono y mostró un firme interés en continuar con la psicoterapia. Me sorprendió gratamente, ya que, durante el verano, me pregunté si habría habido algún beneficio duradero de los últimos siete meses de terapia y si ella volvería para hacer más trabajo en profundidad.

La terapia que yo había proporcionado a Teresa durante los últimos meses había consistido principalmente en una combinación de empatía constante, sintonía con sus necesidades relacionales y una presencia sostenida sin crítica. Sin embargo, también me había centrado en el control de su conducta: tanto de su agitación interna como de sus relaciones en casa y en el trabajo—un enfoque que, en ese momento, ella no había comprendido. En nuestra primera sesión, a principios de septiembre, Teresa me contó que durante el verano no se había sentido “tan perdida en su interior” y que había usado mis “consejos” en varias ocasiones para evitar “peleas” con su novio. Echaba de menos nuestro trabajo conjunto y quería continuar.

 

CAPÍTULO QUINCE: La cura relacional de la confusión temprana de los afectos

ePub

CAPÍTULO QUINCE

La cura relacional de la confusión temprana de los afectos

Nuestra relación terapéutica en los años cuarto y quinto

Cuando nuestras sesiones de psicoterapia comenzaron de nuevo en septiembre, yo tenía a menudo en mente una imagen evolutiva impresionista de Teresa: una niña de preescolar y de primaria que vivía con el temor de expresar sus propias ideas, sus necesidades y lo que le gustaba o no le gustaba. Sentía una intensa preocupación por la seguridad psicológica de esta niña asustada e indefensa. Me centraba en mantenerme sintonizado con su soledad y experimentaba un sentimiento constante de compasión hacia ella, hacia la niña pequeña y triste. Con frecuencia, le hablaba de una manera tranquila para involucrar a esa niñita asustada y desesperada que una vez fue, para ayudarle a identificar y a hablar sobre sus sentimientos y sobre sus necesidades, y para ayudarle a entender de qué forma había otorgado sentido y significado a sus experiencias relacionales.

 

CAPÍTULO DIECISEIS: Introyección, presencia psíquica y Estados del Yo Padre: consideraciones para la psicoterapia

ePub

CAPÍTULO DIECISEIS

Introyección, presencia psíquica y Estados del Yo Padre: consideraciones para la psicoterapia

Durante un homenaje en memoria de Eric Berne, Franklin Ernst (1971) resaltó que la contribución más significativa de Berne a la profesión de la psicoterapia ha sido la identificación de los Estados del Yo Padre y su diferenciación de los Estados del Yo Adulto y Niño. Esta relevante diferenciación proporciona un marco teórico para el Análisis Transaccional clínico que sugiere un enfoque psicoterapéutico que puede aliviar muchas manifestaciones de ansiedad, depresión y baja autoestima derivadas de un conflicto intrapsíquico. Sin embargo, la mayor parte de la literatura del Análisis Transaccional clínico se ha centrado o bien en liberar los Estados del Yo Niño de una compulsión a adaptarse (fortaleciendo el control del Estado del Yo Adulto y reemplazando un mensaje introyectado dañino por un mensaje introyectado benigno) o en hacer cambios conductuales que faciliten las transacciones de “Estado del Yo” Adulto a “Estado del Yo” Adulto.

 

CAPÍTULO DIECISIETE: Resolviendo el conflicto intrapsíquico: la psicoterapia de los Estados del Yo Padre

ePub

CAPÍTULO DIECISIETE

Resolviendo el conflicto intrapsíquico: la psicoterapia de los Estados del Yo Padre

Anna, competente y atractiva ejecutiva de 50 años, que trabajaba en una compañía de seguros, estaba divorciada desde hacía 20 años y tenía dos hijos mayores que recientemente se habían trasladado a sus propios hogares. El problema que Anna presentaba era haberse dado cuenta de que se estaba deprimiendo: se retraía cada vez más de sus contactos sociales, sentía miedo de no encontrar nunca un hombre que la quisiera y estaba considerando dejar la universidad donde estudiaba, a tiempo parcial, un máster en Administración de Empresas. Anna planteaba su depresión como causada, en parte, por el hecho de que sus hijos ya no viviesen en su casa donde “les prodigué todo el amor que yo nunca tuve”.

La mayor parte de su primer año y medio de terapia estuvo dedicado a que Anna pudiese desarrollar una sensación de confianza y estableciese una relación terapéutica que funcionara tanto con su Estado del Yo Adulto como con varios de sus Estados del Yo Niño. Trabajando sobre las interrupciones del contacto interpersonal que se fueron presentando en el aquí–y-ahora entre Anna y yo, llegamos a identificar la forma en la que sus miedos infantiles, sus expectativas y sus creencias de guión se transferían a nuestra relación terapéutica. Las principales creencias de guión que moldeaban la vida de Anna eran: “No soy nada”, “No conseguiré lo que quiero”, “Estoy completamente sola”, “Todo es culpa mía”, “No se puede confiar en la gente” y “La vida no importa” (“Nada importa”).

 

CAPÍTULO DIECIOCHO: ¿Qué dice usted antes de decir adiós? La psicoterapia del duelo

ePub

“Dad palabras al dolor. Al dolor que no habla”

W. Shakespeare, Macbeth, Acto IV, Escena iii, línea 208

Introducción

Eric Berne formuló la pregunta “¿Qué dice usted después de decir hola?”. En el libro con ese título, Berne (1972) puso el foco en la influencia de los protocolos relacionales tempranos, la programación parental, las fantasías y los cuentos de hadas, las decisiones explícitas y los dilemas existenciales sobre la formación de los Guiones de Vida. Berne describió cómo los patrones conductuales de auto-protección, las conclusiones implícitas y las decisiones explícitas de guión inhiben la espontaneidad y la flexibilidad de un individuo en la resolución de problemas y en las relaciones que mantiene. Sin embargo, no planteó otra pregunta que también es fundamental: “¿Qué dice usted antes de decir adiós?”.

Ni el psicoanálisis ni la literatura de psicoterapia general han abordado adecuadamente la naturaleza de la psicoterapia para aquellos clientes que afrontan pérdidas importantes en sus vidas por muerte, divorcio, crisis de salud o desempleo. La búsqueda en el Gestalt Journal y en los archivos del Transactional Analysis Journal mostró que no había artículos que plantearan directamente temas como el duelo, la aflicción, la pena, el luto o la melancolía. Fred Clark (2001) es el que más se aproxima a este tema cuando emplea la descripción de Kübler-Ross (1969) sobre las cinco etapas del duelo como un esquema para describir los procesos de la psicoterapia. Sin embargo, no relacionó esas cinco etapas con la resolución del duelo del cliente.

 

Load more


Details

Print Book
E-Books
Slices

Format name
ePub
Encrypted
No
Sku
BPE0000091863
Isbn
9781910976234
File size
787 KB
Printing
Allowed
Copying
Allowed
Read aloud
Allowed
Format name
ePub
Encrypted
No
Printing
Allowed
Copying
Allowed
Read aloud
Allowed
Sku
In metadata
Isbn
In metadata
File size
In metadata